domingo, 14 de julio de 2013

A muerte y rosa


Para la novela El despertar de la señorita Prim, de Natalia Sanmartín [qué incómoda la rima entre novela y autora, al estilo de la novela del barro que escribió Julia Navarro], se me ocurren cuatro posibilidades:

  1. Ver la que creo yo que es la clave de lectura, aquí, en una columna de opinión, naturalmente. 
  2. Mordisquear [sic] estos pastelitos que ofrece el Barbero del rey de Suecia. 
  3. Buscar el libro y zampárselo, que es lo que yo hice.
  4. Regalarlo a su novia o a su mujer o a su madre, que es lo que yo recomiendo encarecidamente, y también he hecho. No, no a su suegra o a su cuñada, eso nunca, que el libro tiene un fondo de combate que podrían personalizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada