martes, 12 de enero de 2016

La fama mata

La fama infame:

Me avisa un lector de que la aliteración que da título a mi artículo es cervantina, y lo celebro. E incluso la idea lo es, claro que más clara y más graciosa. Aquí:

Eso me parece, Sancho —dijo don Quijote—, a lo que sucedió a un famoso poeta destos tiempos, el cual, habiendo hecho una maliciosa sátira contra todas las damas cortesanas, no puso ni nombró en ella a una dama que se podía dudar si lo era o no; la cual, viendo que no estaba en la lista de las demás, se quejó al poeta diciéndole que qué había visto en ella para no ponerla en el número de las otras, y que alargase la sátira y la pusiese en el ensanche: si no, que mirase para lo que había nacido. Hízolo así el poeta, y púsola cual no digan dueñas, y ella quedó satisfecha, por verse con fama, aunque infame.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada