viernes, 9 de agosto de 2013

Pensar —largamente— por lo breve


El gusto de escribir una reseña tan entusiasta: qué bien. No obstante, la advertencia de Jordi Doce es muy oportuna y más en un blog llamado "Trampolínk" y aún más cuando ayer mismo publicaba mi propia ración de aforismos: "Demasiados críticos acercándose a los libros como si fueran trampolines. Demasiados cayendo de nuevo a la piscina de sí mismos".




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada