miércoles, 5 de junio de 2013

Lo cursi es chulo


Los premiados alumnos que premiosos le han negado el saludo a Wert —entre aplausos y vítores, presenciales y mediáticos, naturalmente— han redimido un tanto mi artículo de hoy. Tenía yo miedo de que, de tan sentimental, pecase de cursi; pero ya no. Como les niego el saludo a los revoltosos y me concentro en los míos, si no brillantes sí luminosos, y en lo que considero esencial de la educación, acabo esbozando —de carambola, pero aquí se queda— mi propio gesto torero. No será entre vítores y aplausos, eso lo sé. 




2 comentarios:

  1. Parece difícil que esos alumnos brillantes lo hubieran sido si no se hubiesen concentrado, ellos también y desde su lado, en "lo esencial de la educación". Que esos méritos no se regalan, oiga, se adquieren. Y cuestan.

    ResponderEliminar