miércoles, 1 de mayo de 2013

No seamos idiotas, amémonos, seamos felices


La dificultad era convertir un deseo imperioso y algo naïf en un artículo de opinión, pero merecía la pena, quiero decir, la alegría, intentarlo


2 comentarios:

  1. Acabo de mandar ahora mismo al periódico el comentario que copio a continuación. Si, como ya expliqué, no aparece, aquí podrá leerse:

    "Hombre, lo de que "se es un privilegiado" es cosa que podrán decir algunos (unos más que otros). Quienes se ven en la calle con cincuentaitantos (mi mejor amigo está en el caso, y con dos hijos que mantener), pierden su casa y aún deben al Banco, y tantos otros casos que, por desgracia, todos conocemos, quizá lo tengan un poquito más difícil, ¿no?"

    ResponderEliminar