domingo, 22 de diciembre de 2013

Abortismo furioso


El artículo de hoy no pretende convencer a ningún abortista, aunque le gustaría. Pero mi ingente ingenuidad no llega a tanto. Se contentaría con convencer a que se uniese a nuestra celebración a medias y por todo lo alto a alguien tan celebrativo de por sí como nuestro amigo Gonzalo García Yangüela. ¿Fácil? En absoluto. Y eso que yo estoy desde ya y desde antes dispuesto a sumarme a su lucha incesante contra el aborto, que sigue por todo lo alto y aún mucho menos que a medias.